• Fede

Nutrición deportiva: 5 claves para mejorar tu rendimiento

La nutrición deportiva es, junto al descanso y el entrenamiento físico, un pilar fundamental del rendimiento deportivo. De hecho, los nuevos descubrimientos acerca del valor de la alimentación en el ejercicio físico han dado lugar a una disciplina especializada. Descubre con Fede, nuestro entrenador personal y nutricionista deportivo en Madrid cuánto puede hacer la alimentación por ti.






Trabajar junto a un nutricionista deportivo que diseñe junto a ti un plan nutricional personalizado no sólo te proporcionará un estilo de vida más equilibrado, sino que te aportará los recursos necesarios para llevar tu rendimiento deportivo al siguiente nivel. Vamos con las 5 claves que Fede nos recomienda:



Organiza tu horario de comidas

Mantener en el día a día un horario estable de comidas es uno de los puntos más importantes para adoptar una rutina equilibrada. Para lograrlo, un nutricionista deportivo no sólo te aconsejará y guiará sobre qué tipo de alimentos y bebidas son beneficiosas según tu práctica deportiva, sino que te asesorará sobre cuándo hacerlo, independientemente de tu estilo de vida. Es decir, a través de la nutrición deportiva aprenderás cómo comer para optimizar tu rendimiento.


Recuerda que la recomendación general es comer entre cuatro y cinco veces al día con el objetivo de repartir tus necesidades nutricionales a lo largo de la jornada y disminuir el apetito. Aunque, si eres capaz de hacerlo y te sientes mejor, también puedes repartir la comidas en menor numero de veces o incluso practicar ayuno intermitente, siempre controlado por un experto.


Opta por los hidratos de carbono de absorción lenta


Los carbohidratos son tus aliados durante la rutina deportiva, si bien la cantidad deberá ajustarse en función de la intensidad del esfuerzo físico. De cualquier modo, prioriza las fuentes de hidratos de carbono de absorción lenta, como el arroz y los cereales integrales, las legumbres y las verduras, y reduce al mínimo los hidratos de carbono simples, como los refrescos o la bollería industrial. Y es que en tanto que los carbohidratos complejos son saciantes y ricos en nutrientes, los carbohidratos simples pueden desequilibrar los niveles de glucosa en sangre y apenas aportan valor nutritivo.


De cualquier modo, la energía que podemos extraer de los hidratos de carbono es limitada. Ponte en manos de un experto en nutrición orientada al rendimiento deportivo para seguir una pauta de alimentación personalizada que te asegure un mejor rendimiento.



Incluye más raciones de verduras y fruta


La mayoría de deportistas pueden beneficiarse de un plan de nutrición y entrenamiento combinado. Y es que, como has visto, según la alimentación que adoptes, podrás observar un incremento o una disminución de tu rendimiento durante los entrenamientos y pruebas. Por ello, asegurarse las raciones adecuadas de fruta y verdura no sólo te abastecerá de energía, sino que te aportará los nutrientes esenciales para una recuperación apropiada. Una buena alimentación es un seguro ante la fatiga y posibles lesiones.



Hidrátate con frecuencia


Durante la práctica deportiva, el cuerpo regula su temperatura a través del sudor. De hecho, si el ejercicio que se lleva a cabo es intenso (como los deportes de más de dos horas de duración y alta intensidad) la cantidad de líquido que se pierde puede ser importante. Hidratarse de forma frecuente al hacer deporte y durante el resto del día favorece el aumento de energía y de fuerza muscular, reduce el agotamiento y evita la aparición de mareos y calambres.


En el momento de entrenar es conveniente añadir sodio al agua ya que mejora el rendimiento y evita la perdida de electrólitos.


Descansa correctamente


Por último, no está de más recordar que tras una actividad deportiva intensa, el cuerpo necesita recuperarse y prepararse para el esfuerzo siguiente. En este contexto, el descanso resulta fundamental a fin de regenerar los músculos y los tejidos y reabastecer los depósitos de energía. De hecho, una recuperación adecuada prevendrá la tan temida fatiga. Además, unos buenos hábitos de descanso refuerzan el sistema inmunológico y estabilizan el reloj biológico. Elegir siempre las mismas horas para acostarse y levantarse puede ser un primer paso.




Como ves, trabajar junto a un nutricionista deportivo en Madrid que diseñe junto a ti un plan nutricional personalizado no sólo te proporcionará un estilo de vida más equilibrado, sino que te aportará los recursos necesarios para llevar tu rendimiento deportivo al siguiente nivel.

37 visualizaciones0 comentarios