• Lucía Hernández Fernandez

Electroestimulación abdominal: incorpórala ya a tus rutinas.

Actualizado: 17 may




Unos abdominales definidos no sólo pueden favorecer una mejora de la autoestima, sino que a menudo son el reflejo de unos músculos fuertes y una salud excelente. Para ello son necesarias buenas dosis de entrenamiento, de modo que ¡en ocasiones puede llegar a ser un trabajo agotador! Para estas situaciones es que existe la electroestimulación de abdominales, un complemento innovador para tus rutinas.


Electroestimulación abdominal: ¿Cómo funciona?


La electroestimulación abdominal en ejercitar la musculatura a través de una corriente eléctrica apropiada, similar al procedimiento que sigue el sistema nervioso central a través de sus propios impulsos eléctricos. De este modo, se logra una contracción muscular involuntaria.

De cualquier forma, el aspecto más relevante en la electroestimulación muscular de alto rendimiento (EMS) es definir correctamente los objetivos que queremos alcanzar, pues será diferente el tipo de onda que se empleará para fortalecer los músculos o relajarlos. Es decir, si buscamos fortalecer o reducir el abdomen, la sesión de electroestimulación estará enfocada a aumentar el flujo sanguíneo y la hiperoxigenación.


Combinación de ejercicios abdominales y electroestimulación muscular


Más allá de que un abdomen bien definido puede resultar atractivo, la función de los músculos de esta zona merece nuestra atención. Y es que a menudo fortalecemos exclusivamente los músculos externos del abdomen, relegando a un segundo plano el trabajo de la musculatura abdominal interna. De hecho, y si bien esta es la encargada de sostener los órganos y mantenerlos en su lugar, muchas personas desconocen tanto su existencia como su importancia.

Por ello, la electroestimulación abdominal se emplea tanto en terapias de rehabilitación para prevenir la atrofia muscular, reducir los dolores posturales y disminuir el malestar, como complemento en el deporte.

El electrofitness es la actividad deportiva que une ejercicios de fitness convencional con sesiones de electroestimulación, a través del cual se logra una mayor flexibilidad y tonificación debido a un acción más precisa y sencilla de aquellas fibras del cuerpo a las que es más difícil acceder.

No obstante, siempre tendremos en cuenta la actividad cardiovascular y de fuerza, así como la reducción de grasas en la dieta.

Algunos de los ejercicios específicos que te ayudarán a reforzar la zona abdominal son:

  • Plancha: Para realizar esta postura, colócate boca abajo y sostén el peso de tu cuerpo en los antebrazos y la punta de los pies. Mantén la postura mientras respiras con tranquilidad.

  • Abdominales: Más allá de los clásicos crunchy, puedes poner variantes tan originales como el twist ruso o los abdominales foot to foot. Para estos últimos, coloca la espalda sobre el suelo y dobla las rodillas. Apoya los pies en el suelo. Desde esta posición, eleva suavemente el pecho y la cabeza y lleva la mano derecha hacia el pie derecho, regresa al centro y trata de tocar el pie izquierdo con la mano izquierda.

  • Elevaciones frontales y laterales: La única diferencia entre ambos ejercicios será la posición del cuerpo. En el caso de las elevaciones frontales, túmbate boca arriba y coloca ambas manos a cada lado del cuerpo. Levanta las piernas rectas, tratando de formar un ángulo de 90º. Al descender, lleva las piernas hasta abajo, sin tocar el suelo, manteniendo los pies a un palmo del suelo.

Sin duda, la electroestimulación en la zona abdominal es un técnica complementaria ideal para la actividad deportiva. Con ella, no sólo trabajaremos los músculos externos e internos de la zona abdominal para conseguir un vientre bien definido, sino que cuidaremos de nuestra salud.

45 visualizaciones0 comentarios